Thorndike definió la inteligencia social como “la capacidad de entender a los demás y actuar sabiamente en las relaciones humanas” (Thorndike, 1920). Argumentó que la inteligencia social es diferente de la capacidad académica y que es un elemento clave en lo que hace a las personas exitosas y, lo que es más importante, felices en la vida (Shalini, 2009). Basó su teoría en las siguientes tres facetas de la inteligencia: Inteligencia abstracta: lo relativo a la capacidad de comprender y gestionar…