En 2011, el Institute for the Future (IFTF) y el Instituto de Investigación de la Universidad de Phoenix (UPRI) identificaron conjuntamente 10 habilidades que consideraban vitales para la fuerza de trabajo en 2020. El estudio clasificó las habilidades clave requeridas en diferentes empleos y escenarios de trabajo. Este análisis prospectivo ofrece una visión general del panorama cambiante acerca de las habilidades que se requerirán en la próxima década (Davies, Fidler y Gorbis, 2011).

  1. Hacer sentido: Capacidad de determinar el significado más profundo de lo que se expresa.
  2. Inteligencia social: Capacidad de conectar con los demás de una manera profunda y directa; de sentir y estimular las reacciones e interacciones deseadas.
  3. Pensamiento innovador y adaptativo: Habilidad para pensar y llegar a soluciones y respuestas más allá de aquellas basadas en reglas.
  4. Competencia transcultural: Capacidad de operar en diferentes entornos culturales en un escenario verdaderamente conectado a nivel global. Conjunto de habilidades profesionales que les permite a las personas insertarse laboralmente en diversos lugares, ya que necesitarán ser capaces de operar en cualquier entorno en que se encuentren.
  5. Pensamiento computacional: Capacidad de comprender y traducir grandes cantidades de datos en conceptos abstractos.
  6. Alfabetización en nuevos medios: Capacidad de evaluar críticamente y desarrollar contenido que utiliza nuevos medios, aprovechándolos para comunicar de forma persuasiva.
  7. Transdisciplinariedad: Capacidad de entender conceptos a través de diversas disciplinas.
  8. Mentalidad de diseño: Capacidad de representar y desarrollar tareas y procesos de trabajo para lograr resultados esperados.
  9. Gestión de la carga cognitiva:Capacidad de discriminar y filtrar información en términos de importancia. Comprender cómo maximizar el funcionamiento cognitivo utilizando una variedad de herramientas y técnicas.
  • Colaboración virtual: Capacidad de trabajar productivamente, manteniendo compromiso y demostrando una participación activa como miembro de un equipo virtual.

Daniels (2011) explica que, las “habilidades blandas o habilidades sociales conductuales, deben ser aprendidas a través de la comprensión y la práctica. Las habilidades funcionales pueden ser adquiridas de una manera lógica y sistemática, mientras que las habilidades de gestión e interpersonales deben ser adquiridas a través de la formación, el entrenamiento y la práctica. “Las habilidades funcionales (tales como conducir un coche, hablar un idioma extranjero, utilizar un ordenador o software específico) son fáciles de medir, evaluar y certificar. Por el contrario, las habilidades blandas (también conocidos como “habilidades interpersonales” o “habilidades sociales”) que son necesarias para la vida cotidiana son difíciles de observar, cuantificar o medir. Hurrell (2009) observó que las habilidades blandas “implican habilidades interpersonales e intrapersonales para facilitar el desempeño masterizado en contextos particulares” (p. 397).

Dede (2010). Presento un compendio de habilidades blandas clave          que eran:

  1. Pensamiento crítico: Habilidades para resolver problemas; gestión de la complejidad; pensamiento de orden superior, razonamiento sano y planificación y gestión de actividades para desarrollar una solución o completar un proyecto.
  2. Búsqueda, síntesis y difusión de información: Recolección y análisis de datos para identificar soluciones y / o tomar decisiones informadas; utilizando modelos y simulaciones para explorar sistemas y problemas complejos; y transferir la comprensión lograda de forma individual a situaciones del mundo real.
  3. Creatividad e innovación: Curiosidad y capacidad de utilizar los conocimientos existentes para generar nuevas ideas, productos o procesos.
  4. Habilidades de colaboración: Redes, negociación, recolección de conocimientos distribuidos; y contribuyendo a que los equipos de proyecto produzcan trabajos originales o resuelvan problemas.
  5. Habilidades de aprendizaje contextual: Adaptabilidad y desarrollo de la comprensión cultural y conciencia global mediante la participación de los aprendices de otras culturas.
  6. Autodirección: Asunción de riesgos y emprendimiento.
  7. Habilidades de comunicación: Creación de obras originales como medio de expresión personal o grupal. Comunicar la información e ideas de manera efectiva a múltiples públicos utilizando una variedad de medios y formato y, de forma significativa, muestrear y remixar contenido multimedia.

El futuro es un desafío complejo y constantemente cambiante. Si bien es posible que no podamos predecir el futuro, todavía podemos crear uno en el que todos queremos vivir. Si no es así, tendremos que asumir el costo de vida en una sociedad anticuada y obsoleta que descuida la importancia de crear nuevos puentes entre el mundo de la educación y el mundo profesional.